El espacio entre nosotros

Javier

Fui súper cuadro con Andrés al mercado y me sentí como si hubiera entrado a una ilustración japonesa. Todo era tan vibrante. Sentía que los tomates se iban a empezar a reír de mí. El limón se veía hermoso y la cebolla aterradora con todos esos pelos (una verdura no tiene derecho a tener tantos pelos). El pescado me miraba lacónico desde su cama de hielo y pensé que tal vez debería agradecerle antes de comérmelo, como los japoneses. Todo lo compramos para hacer un ceviche y celebrar nuestro primer día en el nuevo depa. No tenemos muebles, pero el ceviche dignifica.

Andrés

la casa no podría estar más limpia y eso es porque tenemos solo como tres muebles, ¿para qué queremos más? me pasé toda la mañana intentando pescar una señal de internet para ver si alcanzaba a ver el partido pero no logré nada. pienso que estaría bien tener un perro que me motive a salir a correr. me dormí y soñé que estaba en casa de mis padres.

Javier

No sé cómo me siento respecto a vivir con Andrés. Ayer estuve todo el día ácido junto a él y creo que nunca se dio cuenta el muy bebé. ¿Será hetero? Se viste y se ve completamente hetero. Pero no sé. Uno nunca sabe. O yo soy demasiado tonto para saber de estas cosas. No sé cómo me siento respecto a vivir con Andrés, pero me gusta verlo descalzo y en shorts por las mañanas.

Los planetas

*Mercurio arranca directo en el grado 11 de Escorpión*

Andrés

hay un parque cerca pero si voy a ser honesto no creo hacer ejercicio jamás, en realidad estaba buscando un lugar para fumar porque no sé cómo se sienta Javier respecto a la mota, se ve como un buen muchacho que no sé si se pueda espantar o algo así pero bueno estamos en la ciudad ahora, tal vez debería ofrecerle creo que estaría bien fumar con él

Javier

Por fin me pasó esa cosa de los pasillos. Había leído de eso antes de llegar a vivir acá y justo estos días me había acordado. Y hoy por fin me sucedió. Estaba en un mercado del centro y pasé por un pasillo, pero me di cuenta que por ahí no era y cuando me quise dar la vuelta todo había cambiado detrás de mí. Antes era un pasillo de fruta pero al darme la vuelta ya era uno de un mercado de brujería. Algunas de las señoras de los puestos eran terriblemente feas y llevaban las manos saturadas de anillos. Era incómodo verlas, pero no podía apartar la mirada. No sé si contarle a Andrés de esto o si me vaya a creer.

La guía popular para navegar por este rincón olvidado por Dios que llamamos ciudad

La ciudad es un laberinto vivo. Es posible que una misma puerta no te lleve dos veces al mismo lugar o que al cruzar un pasillo termines en otro espacio al que originalmente no estaba conectado. Es normal. Respira. Si te sucede, lo más probable es que ya estemos trabajando para solucionar la situación y agradeceremos tu paciencia. Si experiencias molestias metafísicas o sospechas de algún error, favor de jalar la palanca de emergencia.

Andrés

hoy venía tan frito que prendí un cigarro al revés, vi a unos indigentes bien torcidos en una calle y les tomé una foto en blanco y negro, es la mierda más artística del mundo te lo juro esta ciudad te abre la mente

Minerva, la mujer en situación de calle

Dejen dormir vergas

Javier 

Salí del mercado y tardé un rato en darme cuenta que nadie me veía. No fue hasta que la taquillera me ignoró por un minuto completo aunque estuviera golpeando el vidrio. Luego alguien pasó junto a mí. No me atravesó como si fuera un fantasma, más bien me evitó como si fuera una columna o una pared. Y pagó su boleto como si nada. También había leído de esto. Luego del desfase de pasillos regresé a una dimensión paralela, muy cercana a la mía, pero con una serie de requisitos diferentes a mi composición para la materialización. O algo así decía el manual. Básicamente, esto quería decir que podía atravesar el espacio a un ritmo normal pero nunca sería percibido por él o sus habitantes. Estaba atrapado en este estado parecido a la invisibilidad. Lo primero que pensé fue que, si me iba mal, podía quedarme atrapado ahí para siempre. Lo segundo que pensé fue que ahora podía espiar a Andrés y tal vez verlo cambiándose, no sé.

Andrés

estuve hasta las 3 viendo películas de star wars y fumando mota porque Javier no llegó tal vez ligó con una morrita en la calle o algo así el caso es que de todas formas dejé la ventana abierta por si llegaban a mitad de la noche para que no olieran

Javier

Esto es muchísimo más aburrido de lo que imaginaba, ¿quién se duerme con pantalones? Me quiero ir a mi casa.

Una voz en las bocinas de muchas estaciones de metro que todavía no conoces

El espacio liminal ha sido temporalmente suspendido para rescatar a un usuario. Por favor, manténgase alejado de las vías alternas. Tiempo estimado para continuar el recorrido: De (20) minutos a (3.88) años.